Quizás este título ha conseguido captar tu atención y ahora estés intrigada leyendo este texto.

Me gustaría, ya que lo considero un punto muy importante, que aceptarás estos consejos que ahora pasaré a detallarte. Mi deseo es poder compartir contigo lo que considero que puede mejorar notablemente el resultado de tu reportaje.

En esta ocasión voy a hablarte  estancia donde te vas a preparar, vestir, maquillar,…. antes de vuestro enlace

De los mejores momentos en una boda, son los preparativos de la novia. Son dos o tres horas muy especiales. Normalmente, tu fotógrafo llegará una hora antes de la ceremonia para capturar lo mejor de este protocolo.

Las dos opciones más habituales  a la hora de preparar ese momento son en  casa de los padres, o en una de las habitaciones del hotel donde se vaya a celebrar su boda.

Indistintamente de cual consideres mejor opción, mi primer consejo es que escojas el sitio donde más tranquila puedas estar y sobre todo el que más amplitud y comodidad te ofrezca.

En esos momentos previos, todo el mundo quiere estar junto a la novia y si la estancia no es muy grande todo puede resultar un caos tanto para la maquinadora, peluquera y por supuesto para el fotógrafo.

Otro aspecto importante es la luz. Valora que la habitación disfrute de mucha luz natural. Tus fotos serán mucho más vivas y reales.

Generalmente, a la llegada de tu fotógrafo, tú ya estarás con los últimos retoques de peinado y maquillaje. Considero que  esas fotos son  imprescindibles antes de ponerte el vestido que tantas veces has soñado. Casi sobre la marcha, el fotógrafo, aprovechando mientras te vistes, se encargará de recoger varios detalles, alianzas, ramo, zapatos, complementos, familiares, amigos, ………

Seguidamente empieza la sesión de retratos. Se capturan diferentes momentos. Algunos clásicos como colocarse los zapatos, ponerse los pendientes frente al espejo, la liga,…… Personalmente creo que son momentos íntimos y prefiero que todos ellos los realice la novia directamente, los resultados son instantáneas mucho más frescas y bonitas (hay miles de momentos en la boda para hacerse fotos con la novia sin tener que estar incómodamente agachada frente a la novia para ponerle un zapato).

Una vez vestida, alguna foto sola en la habitación con pequeños posados y se pasa a las fotos con la familia y amigos.

Otro momento mágico es la entrega del ramo por parte del padrino a la novia y la salida de casa, que para mi tiene mucho significado.

No te preocupes por los tiempos. Si el fotógrafo de tu boda cuenta con suficiente experiencia y te dejas guiar no tendrás ningún problema.

Un último consejo, encarga a alguien de confianza que esté atenta ante cualquier pequeño imprevisto, esto te dará la tranquilidad que necesitas para estar más bella en tus fotos.

 

 

Share This