Cuando una pareja confía en tí plenamente, el trabajo final no puede ser más satisfactorio.

Lo reconozco, disfruté como un niño en esta sesión que no duró más de hora y media. El sitio creo que fue la clave. Desde que Rocío me propuso hacer su preboda en el lugar de trabajo de su familia lo vi claro. Iba a ser muy muy especial.

Muchas veces nos empeñamos en buscar sitios idílicos y se nos olvida lo más importante, que la pareja se encuentre cómoda.

Os dejo con algunas de las imágenes que nos dejó esta fantástica tarde.

 

Share This